Esperanza Fernández

Esperanza Fernández es la dama flamenca de los poetas, los de hoy y los de siempre, es la voz gitana del himno andaluz, la guardiana de los cantes de Triana. Le ha prestado su voz a Saramago, ha interpretado como nadie, la letra de Blas Infante para el pueblo andaluz, levantando ampollas en cada fraseo, ha cantado a Falla (La vida breve) y ha participado en la recuperación de la ópera "Margot", de Joaquín Turina. Transita con soltura por la fusión y el mundo clásico y, sin embargo, también sabe volver, regresar cada cierto tiempo a casa y beber "De lo jondo y verdadero".

Esperanza se sumerge en el pasado reciente del flamenco y siéndole fiel, inevitablemente rompe con él al aportar su carácter, que al mismo tiempo, es la única forma de mantener lo tradicional vivo y actual. Su cante tiene un compromiso con la creación y no puede dar vueltas en círculo sin aportar valor alguno.

Una de las intérpretes más identificadas con "El Amor Brujo", obra que ha llegado a grabar con tres orquestas.

Posee una de las voces más bonitas y flamencas del actual panorama del cante, con un amplísimo registro.

Texto extraído del catálogo oficial de la XVIII edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla.